Hombres, a practicarse la prueba de Antígeno Específico Prostático (PSA) para detectar cáncer de próstata

El examen deben practicárselo los hombres adultos cada año. Y de manera especial cuando presentan síntomas como: micción dificultosa, dolorosa y/o frecuente; presencia de sangre en la orina; dolor permanente en la parte inferior de la espalda, en la pelvis o en la zona superior de los muslos.

Esta prueba detecta la concentración de Antígeno Prostático Específico (PSA) en sangre. Se desarrolló como un marcador tumoral para detectar y monitorizar el cáncer de próstata.

Las concentraciones elevadas de PSA se asocian a cáncer de próstata, pero también se observan en casos de prostatitis (inflamación de la próstata) y en la hiperplasia benigna de próstata (HBP).

El PSA es una proteína sintetizada principalmente por las células de la próstata, una glándula que rodea la uretra masculina y elabora un fluido que forma parte del semen.

La mayor parte del PSA sintetizado por la glándula es liberado con este fluido, pero una pequeña parte llega a la circulación sanguínea. En la sangre, el PSA se encuentra en dos formas distintas: libre (no unido a proteína) y unido (formando un complejo proteína-PSA). La prueba más habitual es la detección del PSA total, que mide la suma del PSA libre y el PSA unido a otras proteínas. Cuando el médico solicita la “prueba del PSA” se refiere al PSA total.

El PSA no es definitivo en el diagnóstico de cáncer. La prueba de elección para el diagnóstico es todavía la biopsia de próstata, que se efectúa recogiendo pequeñas muestras de tejido prostático e identificando las células anormales a través de microscopía. El PSA total y el tacto rectal se utilizan en combinación para decidir o no la necesidad de practicar una biopsia.

¿Por qué practicarse esta prueba?

  • Para detectar el cáncer de próstata en hombres con o sin sintomatología.
  • Para la ayuda en la decisión de realizar o no una biopsia de próstata.
  • Para medir la efectividad del tratamiento del cáncer de próstata y para la detección de residuos de la enfermedad.

¿Quiénes deben practicarse la prueba?

El examen deben practicárselo los hombres adultos cada año. Y de manera especial cuando presentan síntomas como: Micción dificultosa, dolorosa y/o frecuente; presencia de sangre en la orina; dolor permanente en la parte inferior de la espalda, en la pelvis o en la zona superior de los muslos.

Estos trastornos en la micción son causados muchas veces por una condición menos grave, conocida como hiperplasia prostática benigna.


La American Cancer Society (ACS), recomiendan que el médico aconseje a sus pacientes la determinación del PSA Total y la realización del tacto rectal anualmente a partir de la edad de 50 años y, en los casos con un riesgo elevado de cáncer de próstata, y en los pacientes con antecedentes familiares de cáncer de próstata, iniciar este control a partir de los 40 ó 45 años.

¿Qué es el cáncer de próstata?

La próstata es una glándula del sistema reproductor masculino. Está situada junto a la vejiga y el recto (parte final del intestino grueso), y tiene el tamaño de una nuez. Su función es almacenar el líquido que transportan los espermatozoides.

El cáncer de próstata se produce por el crecimiento anormal de células que el cuerpo no necesita y que se agrupan formando un tumor. Es uno de los cánceres más frecuentes en los hombres a nivel mundial.

A veces estas células se diseminan por otras partes del cuerpo, se multiplican y causan la muerte.

Siguenos en Facebook Siguenos en Twitter Siguenos en Instagram Siguenos en Youtube